Cinderela, ilustraciones de  Dani Mochida

¿Qué tal el fin de semana? yo me quedé en casa, por supuesto, la infección no dejó que saliera a bailar. No todo fue malo, he estado preparando nuevas secciones para el blog aunque creo que no estarán listas hasta la semana que viene. También estuve viendo miiiles de blogs nuevos, la mayoría sobre moda y me dí cuenta que hay muchos blogs españoles muy buenos sobre el tema, pero fallan en una cosita… el diseño, los headers, los colores que usan, qué dolor! Digo… puede que no te gusten ciertos estilos o colores, eso siempre, pero creo que se nota cuando algo esta hecho con estilo o gracia. Así que me puse a hacer algunas propuestas, hasta ahora sólo he enviado uno y le ha encantado, no logré que lo intercambiara por su header pero lo ha puesto como firma en cada post así que no está tan mal, ¿no? además es uno de los blogs de moda que más me gustan.

¡Al fin viernes! El otro día leí por ahí (no recuerdo dónde) una frase que decía algo como: “¿Por qué los lunes están tan lejos de los viernes y los viernes tan cerca de los lunes?”. Me hizo mucha gracia, aunque hoy poca gracia porque, debido a una infección que me he causado tontamente no sé si podré salir esta noche a bailar. En fin, aquí los dejo con los links de la semana:

+ ¿Habían escuchado del Hotel Pantone?
+ Smashing Magazine ha sacado una lista interesante de webs raras con estilo.
+ ¡Qué fotos las de Michael David Adams!
+ ¿De qué estilo sería la casa de mis sueños?
+ Un poco de Logo Design Love y el proceso de creación de un logo.
+ Un post super interesante sobre pdf titulado “Todo lo que quisiste hacer con un pdf y no supiste cómo”.
+ Para los que les gustan los tatuajes
+ Y por último, la recomendación musical para el fin de semana aquí.

Tener clase por Manuel Vicent, publicada el día 7 de marzo de 2010 en el diario ELPAIS.

“No depende de la posición social, ni de la educación recibida en un colegio elitista, ni del éxito que se haya alcanzado en la vida. Tener clase es un don enigmático que la naturaleza otorga a ciertas personas sin que en ello intervenga su inteligencia, el dinero ni la edad. Se trata de una secreta seducción que emiten algunos individuos a través de su forma natural de ser y de estar, sin que puedan hacer nada por evitarlo. Este don pegado a la piel es mucho más fascinante que el propio talento. Aunque tener clase no desdeña la nobleza física como un regalo añadido, su atractivo principal se deriva de la belleza moral, que desde el interior del individuo determina cada uno de sus actos. La sociedad está llena de este tipo de seres privilegiados.

Tanto si es un campesino analfabeto o un artista famoso, carpintero o científico eminente, fontanero, funcionaria, profesora, arqueóloga, albañil rumano o cargador senegalés, a todos les une una característica: son muy buenos en su oficio y cumplen con su deber por ser su deber, sin darle más importancia. Luego, en la distancia corta, los descubres por su aura estética propia, que se expresa en el modo de mirar, de hablar, de guardar silencio, de caminar, de estar sentados, de sonreír, de permanecer siempre en un discreto segundo plano, sin rehuir nunca la ayuda a los demás ni la entrega a cualquier causa noble, alejados siempre de las formas agresivas, como si la educación se la hubiera proporcionado el aire que respiran. Y encima les sienta bien la ropa, con la elegancia que ya se lleva en los huesos desde que se nace.

Este país nuestro sufre hoy una avalancha de vulgaridad insoportable. Las cámaras y los micrófonos están al servicio de cualquier mono patán que busque, a como dé lugar, sus cinco minutos de gloria, a cambio de humillar a toda la sociedad. Pero en medio de la chabacanería y mal gusto reinante también existe gente con clase, ciudadanos resistentes, atrincherados en su propio baluarte, que aspiran a no perder la dignidad. Los encontrarás en cualquier parte, en las capas altas o bajas, en la derecha y en la izquierda. Con ese toque de distinción, que emana de sus cuerpos, son ellos los que purifican el caldo gordo de la calle y te permiten vivir sin ser totalmente humillado.”

Sesión de fotos para la campaña web Eres-Chanel por Karl Lagerfeld. Una sesión inspirada en el estilo pin-up, como dice la misma compañía: “En un escenario de tira comica, una elegante, glamurosa y traviesa modelo pin-up posa y vuelve a la vida”.

Yo no soy muy fan de Karl Legerfeld y mucho menos después de decir que él no diseñaba para mujeres con sobre peso o que la gente prefiere ver modelos flacas (raquíticas para mí) a ver momias gordas, o también que Heidi Klum está gorda para las pasarelas y más tonterías, pero… para esta campaña sólo ha sido fotógrafo, y tanto los vestidos como la ropa interior  ¡están monísimos!

Serie de Lolli pops de colores del fotógrafo italiano Massimo Gammacurta. Hay que ver su portfolio completo que es impresionante!

Navegando por ahí me encontré con Friends of Type, un blog de tipografía muy divertido.

Luego me he encontrado con esta serie de posters de Penguin Books, llamada Travel with books. Una manera muy inteligente de usar la tipografía para representar los principales iconos de cada ciudad.